Christian Lindner, el atractivo liberal que se perfila como socio de Angela Merkel

0

El Partido Democrático Libre alemán (FDP) llevaba cuatro años en el olvido del escenario político hasta que su nuevo candidato a la Cancillería, Christian Lindner (38 años), ha vuelto a situarlo en lo más alto. Con los 80 escaños en el Bundestag que han conseguido, los liberales se perfilan como los grandes aliados de Angela Merkel para formar equipo tras su amarga victoria. Junto a los ecologistas puede que conformen la llamada coalición Jamaica por los colores que tienen los tres.

Después del batacazo en las elecciones alemanas celebradas este domingo y la negativa de los socialdemócratas a formar de nuevo coalición, pocas opciones más le quedan a la canciller alamena. Pero, ¿quién es Christian Lindner? De orígenes humildes -nieto de panadero e hijo de maestro-, nació en 1979 en la ciudad de Wuppertal (Renania del Norte). Pronto descubrió su pasión por la política, coqueteando con ella ya en el instituto, donde fue delegado de su clase. Montó su propia agencia de publicidad con un par de amigos que no acabó de cuajar, pero eso a él no le importaba, porque su verdadero destino era otro.

Casado con una periodista seis años mayor que él -parecido al caso del presidente francés, Emmanuel Macron, con Brigitte, aunque en su caso se llevan 25 años de diferencia-, el líder de los liberales lo tiene todo: atractivo, masculino y con una labia que encandila. Y lo sabe. Lindner ha jugado abiertamente con su físico para rascar el voto y para ello no ha dudado en hacerse algún que otro retoquillo.

A la cara visible de los liberales ya le comparan con Emmanuel Macron por su look fresco y desdenfadado y no hay duda de que sigue su estela, aunque también tiene algo de Justin Trudeau. Cuida al detalle sus latuendos, siempre de punta en blanco, aunque con el toque moderno que le aporta su barba de tres días. De hecho hace unos días la publicación «Frankfurter Allgemeine Zeitung» proponía un debate sobre él que decía: «La vanidad es también una virtud».

Source Link